Skip to content

El mamut y la guerra

abril 13, 2012

Foto: Tomada de Internet

Por Abdiel Bermúdez Bdez

 Nadie sabe si la primera guerra entre los hombres fue por culpa de un mamut, aunque pocos dudan que el motivo debió ser lo suficientemente grande, algo así como lo es hoy un pozo de petróleo.

Dicen que después de aquello los más fuertes le cogieron el gusto, y les añadieron apellidos a las guerras, para dárselas de sabios. Por eso existen guerras psicológicas, tecnológicas, civiles, frías, mundiales… Para todos los disgustos y de todos los tamaños.

Guerras justas, como las que inicia la furia popular, que comúnmente es la madre de las revoluciones verdaderas, y que hace la guerra porque no hay otra alternativa.

O guerras injustas, como las que nacen de acertijos económicos, de presidentes todopoderosos o de locos que dicen haber recibido, de Dios, permiso para matar.

Hoy se respiran aires bélicos en varias partes del mundo, y hay quienes dicen que podría estar por pintarse un Guernica postmoderno, apocalíptico y mortal, si nadie toma en cuenta el reclamo de millones que intentan preservar la paz y la vida.

El mamut, como debe, se mantiene firme en su empeño por salvar a los de su especie, mientras un ejército de homínidos lo acecha para escalar peldaños en la cadena alimenticia.  

Ni los que apuntan con sus armas ni los que apuestan por la paz saben cómo terminará la historia. Ojalá haya, entonces, quien pueda contarla.

 

 

 

Anuncios

From → guerra

2 comentarios
  1. Pedro Enrique Anguera permalink

    Muy bueno!!!

  2. Gracias, Petrovich. Ojalá el mamut nos sobreviviera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Causas y azares

Y las causas lo fueron cercando cotidianas, invisibles. Y el azar se le iba enredando poderoso, invencible.

Alejo3399

Un blog para reirse y, cuando se pueda, reflexionar

Poesía de Isla

Si miramos bien, encontraremos poesía en cada gota de rocío, en cada hoja que caiga, en cada espacio de Isla.

A %d blogueros les gusta esto: