Skip to content

Nacido para vencer el fuego

julio 24, 2012

El joven bombero sabe guiar a su tropa

Por Abdiel Bermúdez Bdez
Creció escuchando historias de incendios y salvamentos. En casa era habitual que se hablara de esos temas porque el abuelo había engendrado una familia de bomberos, y su padre lo llevaba a la Unidad para entretenerlo.
“Nunca me llevó a un ejercicio real, porque decía que era muy peligroso; pero cuando tuve que definir qué camino tomar en los estudios, había una sola posibilidad para mí, y decidí ser bombero”. Así cuenta ahora Yaniel Pupo Blázquez, con el protector del casco levantado, mientras se seca el sudor pues el traje de bombero, de color azul y con franjas amarillas fosforescentes, es bastante caluroso, sobre todo después de este simulacro de incendio.
“A los 15 años me fui para la Escuela Nacional de Bomberos, a un curso de protección contra incendios, y después de tres años salí como técnico-medio y segundo mejor expediente de mi especialidad”, dice y se ajusta el tanque de oxígeno que lleva a la espalda para respirar si ocurriera algún escape radioactivo.
Antes de que sonase la alarma, había calma en las áreas del aeropuerto internacional Frank País, de Holguín. Después, todo se transformó: aquellos jovencitos bonachones y risueños, que hace apenas unos minutos conversaban animadamente sobre las novias que dejaron en casa y la captura de un cocodrilo presentada por la televisión, experimentaron un cambio radical, y se convirtieron en felinos.
“Esta preparación sistemática es lo que garantiza la prevención ante posibles catástrofes”, dice Yaniel y se une a una embalada dotación de bomberos que, de no ser por los choferes, seguramente no sobrepasaría los 23 años de edad.
Revisan los enganches y las mangueras en las compuertas laterales, y luego montan como linces en tres carros rojos, de distintas tecnologías. La sirena anuncia el despliegue de la fuerza y un yipi rojo sirve de guía a la tropa hacia el lugar del siniestro simulado.
“Nosotros nos encargamos de dar una respuesta operativa inmediata en correspondencia con cada servicio aeroportuario” –dice el joven holguinero, instalado como una torre de concreto delante de mí, aunque afable y conversador como pocos; por cierto, quien solamente valorara su complexión física, difícilmente imaginaría que tiene apenas 26 años, lo que lo convierte en el capitán más joven del cuerpo de bomberos y de todas las fuerzas del Ministerio del Interior en la provincia de Holguín.
“Conformamos un Comando Especial del Cuerpo de Bomberos en el aeropuerto, y por eso nuestra misión consiste en brindarles una cobertura exclusiva a las aerolíneas que la soliciten. Además, somos responsables de la protección al ‘gaseo’ (habilitación de combustible) con pasajeros a bordo; también al llamado ‘roneo’, que no es más que la realización de pruebas técnicas en los motores y turbinas de los aviones, para verificar su óptimo funcionamiento; y asimismo ofrecemos protección, desde una posición estratégica, a las visitas de personalidades que utilizan esta terminal aérea”.
El Comando Especial se creó a mediados de los años ’80 del pasado siglo, ante el notable desarrollo turístico que experimentó el territorio holguinero. Hoy lo conforman 33 hombres, entre jefes de compañías y pelotones, técnicos de rescate, bomberos, choferes y oficiales de guardia, todos a las órdenes del teniente coronel Luis Campos Sánchez.
“Aquí somos una familia…” –Yaniel va a continuar, pero lo interrumpo: “…Sí, pero tú pareces ‘la cabeza’, porque todo el mundo te respeta y te sigue”. Sin embargo, no se deja ganar por la inmodestia, y recita una fórmula exitosa: “Eso se logra con carácter, con responsabilidad y siendo ejemplo”.
Por su desempeño, mereció la medalla Servicio Distinguido del Ministerio del Interior en 2010. Coincidentemente cumple años el Día del Bombero Cubano, y quizás en un futuro pueda mantenerse la tradición familiar.
“Bueno, la verdad es que cada cual es un mundo, y cuando tenga un hijo trataré de que sea lo que él decida ser. Pero es verdad que me sentiría orgulloso de que optara por salvar vidas y bienes materiales como lo estoy haciendo yo en este momento. De todos modos, para eso es muy temprano todavía, ¿no crees?” –y se ríe jubiloso este mozalbete, un enamorado de su profesión que nació para vencer el fuego.

Anuncios

From → Holguineros

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Causas y azares

Y las causas lo fueron cercando cotidianas, invisibles. Y el azar se le iba enredando poderoso, invencible.

Alejo3399

Un blog para reirse y, cuando se pueda, reflexionar

Poesía de Isla

Si miramos bien, encontraremos poesía en cada gota de rocío, en cada hoja que caiga, en cada espacio de Isla.

A %d blogueros les gusta esto: